Sistema GHAS® para ladrillo cara vista

El SISTEMA GHAS®, en su aplicación para fachadas, consiste en realizar muros autoportantes, que pasan por delante de la estructura con todo su espesor, partiendo de un apoyo sólido, y cuya estabilidad está garantizada mediante el uso de elementos de retención, como son los anclajes GEOANC®.

Ventajas:
- Todos los elementos estructurales que quedan ocultos en el mortero de la fábrica cuentan con dispositivo SAO (Sistema de Autocontrol del Operario)
- Garantía de estabilidad mediante cálculos acordes al CTE.
- Garantía de no fisuración que se consigue desolidarizando los paños de fábrica de la estructura mediante anclaje GEOANC®, que permite el libre movimiento entre ambos elementos.
- Mejora estética: no se marcan los cantos de forjado y el plomo de la fábrica es perfecto.
- Estanqueidad de la fábrica.
- Eliminación de puentes térmicos porque es posible realizar un aislamiento continuo al paso por los frentes de forjado y de soportes.
- Posibilidad de ejecutar fachadas ventiladas. Es la única fachada ventilada estanca.
- Rapidez de ejecución.
- No se necesitan piezas especiales al no tener que revestir los frentes de forjado.
- Facilidad de ejecución. No se necesita personal especializado.
- Sistema económico.

Todas estas ventajas son aplicables a las fachadas de ladrillo cara vista.

Las fachadas cuyo acabado final es un revoco monocapa tienen, como principal problema, fisuración del mismo (además de puentes térmicos y problemas de estanqueidad). Con el SISTEMA GHAS® el problema de fisuración se minimiza por dos razones:
- Al garantizarse la no fisuración de los muros de fábrica, no se trasladan dichas fisuras al acabado exterior.
- Al conseguir una planeidad perfecta en los paramentos, los espesores de revoco pueden ser continuos, tal y como aconsejan los fabricantes

El funcionamiento estructural de los dos tipos de fachadas es idéntico. La única diferencia entre un tipo y el otro es la incorporación de una cámara continua de ventilación. Los parámetros para la elección de un tipo u otro de fachada son básicamente geográficos: en climas húmedos, donde existe riesgo de condensaciones en las cámaras, se optará por la fachada ventilada; y en climas secos se optará, normalmente, por la fachada pasante, ya que este tipo no implica la pérdida de superficie útil.


Fachada ventilada-Fachada pasante